Blog

Resumen Semanal 9 al 16 de febrero Cómo entronizar al cliente mediante el marketing relacional

El cliente es el rey. Ese mantra repetido hasta la saciedad se ha convertido en una percepción generalizada en el mundo empresarial. Pero como no sólo se trata de hablar, sino de actuar de acuerdo a lo que se dice, desde hace algunos años se ha desarrollado con fuerza el marketing relacional. Es decir, si efectivamente el cliente es el auténtico soberano de los procesos, debemos tratarlo como tal, aportando valor a una relación de la cual dependen factores tan trascendentales como la satisfacción o la lealtad.

Tal y como aseguran Rosa Pérez (@winvisibel) y María Rincón (@MariaRinconFer) en su artículo Marketing relacional o el arte de convertir lo invisible en extraordinario, “el marketing relacional va de crear, mantener y afianzar las relaciones con los clientes, a los cuales miman y cuidan con cariño y esmero cada día”. En definitiva, consiste en dar amor a aquellos que con su acción de compra y recomendación fortalecen a la marca y, en consecuencia, a la empresa.

Muy atrás quedaron las estrategias del marketing relacional, centradas en el producto y con un objetivo claro; vender a toda cosa, aunque fuese mediante técnicas intrusivas. En la infografía realizada por Beatriz Lerín (@BeatrizLerin) y Carla Marcelo (@Carla_Marcelo) estas se confrontan con las desarrolladas en el marketing relacional, donde el cliente ocupa el centro del proceso tras ser atraído (no captado) para entablar una relación mutua de confianza y fidelidad.

Tal y como apuntan en su presentación Luis Granados (@Luis_Granados13) y Sergio Méndez (@SergioMenVil), el marketing relacional se encarga de aportar valor al cliente, pero cuando este lo necesita. Para ello es fundamental herramientas como el CRM (Customer Relationship Management), que consiste en construir relaciones con nuestros clientes basadas en el ofrecimiento de productos y servicios adaptados a sus necesidades para incrementar su fidelidad.

Al fin y al cabo, en el marketing todo se trata de relaciones. Como las que tenemos en nuestro día a día; de amistad, de trabajo, de pareja… Conscientes de ello, Cristina Ferrández (@CrisFerrandez) y María del Valle Padilla (@MariaVPadilla), han elaborado un vídeo en el que se utiliza la historia de amor de dos personas para mostrar de forma ilustrativa cómo se debe abordar el marketing relacional. En resumen; mantener la llama de la pasión sin olvidarnos de la lealtad, la satisfacción mutua y la confianza.

Como conclusión, podemos definir el concepto de marketing relacional tal y como lo hacen Mercedes Vega (@yeyevegas) y Blas Herrador (@BlasHerrador) en su glosario de términos; Marketing relacional o el Marketing de relaciones es una forma de crear relaciones cercanas y duraderas con los clientes, permitiendo que tanto la empresa como el cliente mismo puedan derivar mejores beneficios de la relación. Este enfoque permite fidelizar y maximizar la rentabilidad de los clientes en el tiempo, usando diferentes mecanismos y acciones con los que busca generar confianza y aportar valor a las personas.

Lo que decíamos al comienzo de este artículo: cómo entronizar, pero de verdad, al cliente.

Autor del post: Jesús Cruz @JesusBenabat, alumno del Master Marketing y Estrategia en Social Media de la Universidad de Sevilla.