Blog

Enseñanzas desde un mercado de abastos

Leo con interés una noticia en la prensa de hace unos días Amazon quiere aprender de los mercados, despertó mi curiosidad no solo porque el gigante de la distribución siga empeñado en hacerse con un trozo del pastel de los alimentos frescos, sino su deseo en aprender desde lo analógico.

«Los que saben, hacen. Los que entienden, enseñan»
Aristóteles

El mercado de alimentación fresco a día de hoy tiene una cuota de penetración en el canal online de un 1%, esta cifra es publica y todos más o menos la conocíamos, pero no es menos cierto que los grandes distribuidores se han puesto manos a la obra y nadie se quiere quedar descolgado de la venta online de productos frescos.

Pero una cosa es querer vender y otra muy diferente saber vender. Parafraseando al maestro de la estrategia Sun Tzu «La mejor victoria es vencer sin combatir», ¿para qué luchar si necesito primero entender como es el campo de batalla?

Quién me puede enseñar mejor que el tendero de barrio (el general en el campo de batalla) cómo es su cliente, hábitos de compra, frecuencia, ticket medio, productos más vendidos, además de cómo me tengo que aprovisionar, mermas que se producen en el producto fresco, manipulación, packaging, envío a casa o la oficina, mejores-peores (lunes) días de compra.

 

Fuente: adrianohotel.com

Por mucho que nos empeñemos en lo digital, al final es necesario bajar al terreno y conocer a nuestro cliente. Los algoritmos empiezan a ser parte del presente y sin duda serán el futuro. El auge de los bot está haciendo que cada vez recurramos más a ellos buscando recomendaciones. Los asistentes de voz cada vez empiezan a estar presentes, pero perdonadnos que insistamos, queda camino por andar y aprendizaje que producirse.

En ese aprendizaje que aún le falta a las grandes compañías, se abren ventanas de oportunidad para que las pymes entiendan los cambios que está provocando la irrupción de lo digital, la demanda de la atención omnicanal, los pasos que tienen que dar si o si para sobrevivir en este entorno VUCA en el que estamos inmersos.

Moraleja

Todos necesitamos aprender del nuevo consumidor, adaptarnos a los cambios, ser capaces de atender a los clientes de manera omnicanal, hacer innovación de manera sostenible con la ayuda de los proveedores, clientes, y todo aquel que esté dispuesto a sumar conocimiento.

Para sobrevivir es necesario tener una gran apertura de mente, ser capaz de ver lo que otros no ven, observar las mejoras prácticas que se están produciendo en otros sectores, ser capaces de «aterrizarlas» en el negocio, no tener recelo al cambio permanente, estar siempre atento a las señales, escuchar al mercado, probar, validar, aprender, analizar, no tener miedo a preguntar qué más podemos hacer por satisfacer a los usuarios.

«Puedes enseñar una lección un día;
pero si puedes enseñar creando curiosidad,
el aprendizaje será un proceso para toda la vida»
Clay P. Bedford

Hemos generado curiosidad y necesidad de aprendizaje desde los mercados tradicionales al gigante de la distribución, aprovechemos esa ventaja competitiva ya que puede ser la llave de la supervivencia de la pymes. Mientras la curiosidad y las ganas de aprender estén presentes, les seremos de ayuda, lo malo será el día que dejemos de poder enseñar, entonces nuestra supervivencia estará en peligro.

La supervivencia está ligada a la adaptación,
la adaptación a la apertura mental,
la apertura mental a no tener miedo a desaprender lo que ya no nos sirve,
¡Avancemos!

 

Autor: Javier Pérez Caro.  @JavierPerezCaro

Consultor de Management, Profesor, Speaker, Mentor de Startups en @OpenFuture_And (#ElCubo, #LaFarola y #ElCable), @knowsquare_es, #SmartAgro, Blogg